De acuerdo con las indicaciones de la Secretaría de Educación Pública (SEP), el ciclo escolar 2021-2022 empezará este 30 de agosto y concluirá el 28 de julio de 2022, se enfatizó que el regreso a las aulas de manera presencial sólo será en estados con semáforo verde de riesgo epidemiológico.

El calendario escolar del próximo año lectivo, que la dependencia dará a conocer la próxima semana, contempla 200 días efectivos de clases y tres periodos vacacionales; dos de ellos de 10 días (invierno, del 20 al 31 de diciembre; Semana Santa, del 11 al 22 de abril) y las vacaciones de verano, con al menos 20 días de asueto para el personal docente y administrativo.

El proyecto de acuerdo publicado por la SEP en la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria para su consulta pública, y que entrará en vigor hasta su publicación en el Diario Oficial de la Federación, establece diversas disposiciones para reanudar actividades presenciales en escuelas públicas y privadas de educación básica.

Entre ellas, que el retorno a las aulas será voluntario, pues lo padres o tutores podrán renunciar al servicio educativo presencial, y según las condiciones sanitarias de cada plantel, las jornadas escolares podrán ser escalonadas.

El documento, que también incluye lineamientos para el regreso a clases presencial en bachillerato, educación superior y normal, establece una valoración diagnóstica, un periodo extraordinario de recuperación y un plan de atención para quienes resulte necesario durante el próximo ciclo escolar.

Antes del inicio del año lectivo 2021-2022, indica la SEP, se realizará un proceso de regularización para alumnos de secundaria, “previo acompañamiento y apoyo académico”, cuyos resultados deben emitirse a más tardar el 29 de agosto próximo, mientras para los estudiantes de primaria existirá un periodo de valoración general de conocimientos.

El ciclo escolar se iniciará con un periodo de valoración diagnóstica, y hasta la primera evaluación del año 2021-2022 se realizará un periodo extraordinario de recuperación para abatir rezagos e insuficiencias en el aprendizaje.

Los estudiantes que no asistan a clases presenciales serán integrados a un programa de renivelación, aunque la dependencia reitera que “en ningún caso podrá frenarse el tránsito educativo de grado o nivel en educación básica” de aquellos que cursaron el ciclo escolar previo. Estas acciones, señala la dependencia, también buscan identificar el grado de abandono escolar y establecer líneas de atención a dichos alumnos.