Más de mil 800 presos se fugaron este lunes de una prisión del estado de Imo, en el sureste de Nigeria, tras un ataque perpetrado por «hombres armados», declararon los servicios penitenciarios nigerianos.

Hombres armados no identificados atacaron hacia las 02H15 de la mañana, del lunes 5 de abril, la prisión de Owerri (…) y liberaron a la fuerza a mil 844 detenidos», indicó Francis Enoborre, portavoz de los servicios penitenciarios en un comunicado, precisando que se usaron explosivos.

Testigos cuentan haber visto a un número importante de hombres armados a bordo de camionetas (…) Inmediatamente atacaron al personal de la prisión antes de volar la puerta principal», agrega el comunicado.

Por su parte, el responsable de prensa de las prisiones del estado de Imo, James Madugba, confirmó el ataque e invitó a los habitantes a «continuar dedicándose a sus asuntos», afirmando que la «situación está bajo control».

El vecino estado de Abia decretó un toque de queda de 22H00 a 06H00 por este ataque, el más importante contra una prisión en la historia reciente del país.

El presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, condenó lo ocurrido, calificando a sus autores de «terroristas» y «anarquistas», pero sin nombrar al movimiento Pueblo Indígena de Biafra (IPOB, por sus siglas en inglés).

Emma Powerful, portavoz del grupo, rechazó sin embargo cualquier vínculo, en un comunicado.

El IPOB mantiene su ambición separatista en Biafra.