Durante abril de este año, 12 millones de trabajadores perdieron su ingreso debido a los estragos ocasionados por las medidas tomadas ante la pandemia de COVID-19, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) publicados este lunes.

De acuerdo con los resultados de la primera Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE), la Tasa de Participación Económica en abril de 2020 fue del 47.5 por ciento respecto a la población de 15 años y más.

Lo anterior representó una cifra inferior en 12.3 puntos porcentuales a la de marzo del mismo año.

El Inegi señaló que “esta disminución representa una variación a la baja de 12 millones de personas económicamente activas, principalmente por encontrarse en un estado de suspensión laboral temporal ocasionado por la cuarentena”.

“Es importante subrayar que se trata de una suspensión sin percepción de ingresos de por medio y sin certeza de si se mantiene el vínculo laboral o de retorno al trabajo”, señaló.

Por su parte, la población ocupada pasó de 5.1 millones de personas en marzo de 2020 a 11 millones en abril del mismo año, equivalente a una tasa de subocupación de 25.4 por ciento.

El valor en el mes de abril se traduce en un incremento de 5.9 millones de personas subocupadas, esto es, 16.3 puntos porcentuales más respecto a marzo.

Mientras que la población desocupada, es decir, la que no tiene trabajo manifestando al mismo tiempo que realizó acciones de búsqueda de empleo, en abril de 2020 se estimó en 2.1 millones de personas, equivalente a 4.7 por ciento de la población económicamente activa (PEA).

Una tasa superior en 1.7 puntos porcentuales respecto al mes inmediato anterior y en 1.2 puntos porcentuales mayor a la de abril del año pasado.

En su reporte, el Inegi añadió que la población no ocupada con disponibilidad para trabajar, pero sin buscar activamente un empleo, pasó de 5.9 millones en marzo, a 20 millones de personas en abril, lo que equivale a un incremento de 24.5 puntos porcentuales.

Agregó que, “dichas personas, en su mayoría, están a la espera de volver a retomar sus actividades”.

En contraste, la Tasa de Informalidad Laboral se situó en 47.7 por ciento, cifra menor en 8 puntos porcentuales comparado con la del mes previo.

“La población informal salió del mercado de trabajo siendo ahora población no económicamente activa con disponibilidad para trabajar. Esta disminución también refleja la suspensión temporal de actividades y la espera de retomarlas”, aseveró el organismo.