14 de julio de 2024

¿Cómo es la vida en Italia, país ‘azotado’ por el coronavirus?

3 de abril de 2020 | Por: Redacción
¿Cómo es la vida en Italia, país ‘azotado’ por el coronavirus?

Cuando se filme la película sobre el brote de coronavirus en Italia, el héroe será un médico con lentes a punto de la jubilación, cuyo último sacrificio será salvar su ciudad, su país y posiblemente el mundo. En la versión ficticia, probablemente morirá en un acto de nobleza personal. Pero por ahora, Massimo Galli, del hospital Sacco de Milán, no solo está bien, sino que tiene la misión de hacer que las personas que minimizan el contagio entiendan que están equivocados.

A lo largo de la historia, la negación ha cedido a la realidad en etapas y, generalmente, demasiado tarde, según Galli, quien ayuda a supervisar la lucha contra las enfermedades infecciosas en Lombardía. En una primera fase, ves de lejos que es tu vecino quien tiene el problema, dijo en una entrevista de televisión. Luego te das cuenta que lo tienes en casa y lo niegas. Después viene un estira y afloja en el que los habitantes debaten medidas preventivas severas que, trágicamente, se reducen o se toman demasiado tarde.

“Finalmente, está la fase de la ruina total, en la que la enfermedad corre desenfrenada”, mencionó, enfatizando que partes de Italia han llegado a ese punto. “Si la gente piensa que estoy exagerando, dígales que vengan a ver qué está pasando en nuestras salas”.

La televisora aceptó y lo que transmitió fueron filas de hombres desnudos, inconscientes, boca abajo, con las manos a los lados con las palmas hacia arriba, conectadas a tubos, con solo pequeñas mantas blancas cubriendo sus espaldas. No están arrugados y viejos, sino que tienen aspecto robusto y carnoso, vivos solo porque están conectados a esas máquinas.

El 10 de marzo, Italia se convirtió en el primer país democrático desde la Segunda Guerra Mundial en imponer un bloqueo nacional. En solo unos días, el brote se extendió de una crisis en el norte a una a nivel nacional, ahora con más de 40 mil infecciones conocidas y más de 3 mil muertes. Francia y España fueron los siguientes en tomar medidas drásticas. Ciudades como Nueva York, Los Ángeles y San Francisco están implementando restricciones que se parecen mucho a las de Italia. Espero que se den prisa.

Escribo en la mesa de mi comedor en Roma (me han dicho que no vaya a la oficina) y tomo descansos para unirme a mis vecinos cantando por la ventana. A medida que descendemos más profundamente en el encierro, queda claro que mucha gente en Estados Unidos, e incluso en otras partes de Europa y el mundo, permanece en la negación.

Cuando el primer caso de coronavirus llegó a Roma, mi esposa y yo pensamos que nuestros hijos tal vez deberían encontrar una nueva forma de ir a la escuela; su ruta estándar implicaba un atajo a través de un hospital que trata enfermedades infecciosas. Como yo, probablemente no leíste mucho sobre la cobertura temprana del brote en China.

Inicialmente, parecía muy alejado de lo que podríamos experimentar en Europa. Lamentablemente, Italia proporciona un ejemplo para muchos. “Es un precursor de lo que sucederá en EU y en el resto del planeta debido a la velocidad a la que se propagó el virus”, señaló Nathalie Tocci, directora del Instituto Italiano de Asuntos Internacionales en Roma.

 

Así es como se ven las cosas aquí:

Alrededor de la mitad de las personas infectadas en Italia no tienen síntomas. Pero cuando aparecen, lo hacen rápidamente. Aproximadamente 9 por ciento de los casos positivos conocidos en Italia requieren cuidados intensivos y la tasa de mortalidad ronda el 6.5 por ciento. Para aquellos de 80 años y más, es del 19 por ciento. Incluso para nosotros de 50 años, es del 1 por ciento, es decir, probabilidades que me parecen muy malas.

Las camas de cuidados intensivos se agotan. Lombardía informa que la región comenzó con alrededor de 900 y han aumentado hasta mil 200, al agregar equipos y cancelar cirugías programadas. Docenas de pacientes sin virus, personas con problemas cardiovasculares u otras dolencias, fueron trasladadas a otros sitios del país. Esas medidas ayudaron un poco a Lombardía. Para el 17 de marzo, tenía 879 pacientes con coronavirus en cuidados intensivos.

Una razón más macabra por la que Lombardía pudo liberar camas: la muerte. La provincia registró otros 220 fallecimientos del 16 al 17 de marzo. La ciudad de Bérgamo, al noreste de Milán, se ha quedado sin espacio en la morgue del hospital y el crematorio local arde sin parar.

Incluso cuando no es fatal, el virus puede robar los momentos irremplazables de la vida. Sara Herskovits Barrias, una futura madre de 34 años en Milán, tenía fiebre baja. Cuando dio positivo por COVID-19, la enfermedad causada por el virus, los médicos dieron a luz a su hija por cesárea. Por un breve tiempo, a Herskovits Barrias se le permitió amamantar después de desinfectarse y ponerse una máscara y guantes. Pero cuando su fiebre aumentó, los médicos se llevaron al bebé, probablemente hasta que la madre se recupere por completo. “Mientras tanto”, dijo al periódico La Repubblica, “escucho los sonidos de otros bebés”.

A veces la literatura ayuda a enmarcar un momento histórico trágico y ponerlo en perspectiva. Una referencia que está apareciendo en Facebook es ‘El Decamerón’, el libro de Giovanni Boccaccio de 1350 en el que un grupo de jóvenes huye de Florencia en busca de una casa de campo en la que se resguardan de la peste y cuentan historias. Es un símil perfecto para el bloqueo actual, pero no captura el fenómeno que más me preocupa: la capacidad de las personas de permanecer ciegas ante un mundo cambiante hasta que es demasiado tarde.

Para eso, necesitaremos ‘El Jardín de los Finzi-Continis’ de Giorgio Bassani. Hace un par de semanas, veía a mi hijo golpear pelotas de tenis en canchas de arcilla rodeadas de pinos mientras leía los titulares sobre las primeras infecciones. Temía que estuviéramos viviendo una versión de la novela, que se convirtió en una película ganadora del Oscar a la Mejor Película en Lengua Extranjera en 1972.

Los Finzi-Continis son una familia judía italiana que durante el auge del fascismo se sienten injustificadamente seguros mientras juegan tenis y viven sus vidas dentro de los muros de su villa. Si bien su destino, los campos de exterminio nazi, de ninguna manera se compara con la situación que atravesamos actualmente, tuve la primera y desconcertante sensación de que vivíamos en una negación enclaustrada.

 

Hace dos semanas, parecía un gran problema cuando los casos superaron los mil.

Ahora, ese número parece ingenuamente pequeño. El brote ya ha infectado a más de 220 mil personas en al menos 138 países y territorios, cerrando ciudades, interrumpiendo el comercio y golpeando los mercados financieros. Mientras Europa se prepara para una recesión, Italia está en el centro de todo. Y apenas lo vimos venir.

La noche que tuve mi momento Finzi-Contini debería haber sabido que estábamos más allá de lo normal. El gobierno ya había cerrado las escuelas y las prácticas de futbol estaban prohibidas porque el contacto sería demasiado cercano. Pero el tenis continuó.

Para el 6 de marzo, un viernes, los turistas habían salido en gran medida de la ciudad, pero para los romanos la vida apenas tuvo problemas. Queríamos apoyar a las empresas locales y planeamos una cena en un restaurante popular en nuestra calle adoquinada. No pudimos conseguir una mesa antes de las 22:00, y solo porque el propietario (beso a beso en las mejillas de los clientes) agregó una silla extra.



Diario Angelopolitano 2024, Todos los derechos reservados. Teléfono: 2224639334 Correo electrónico: diarioangelopolitano@gmail.com
Elena ♥